UN PLANETA, UNA OPORTUNIDAD


A lo largo de la vida humana  los errores cometidos  de carácter individual se podrían contar por cientos, pero de igual manera las oportunidades de corregir y tomar el buen camino; esta es sin duda una gran cualidad del comportamiento social individual.

 ¿Pero qué sucede cuando el daño es irreversible, cuando el deterioro es irreparable y las consecuencias son nefastas?…  es de esa interrogante que debemos partir  para analizar sin mayor esfuerzo y tan solo un poco de buena lógica un simple hecho: compartimos todos sin excepción alguna un hogar en común, un sitio de vida, una gigantesca casa que nos dota de todo lo necesario, y tal vez sea ese su único defecto, el ser solo uno… defecto creado por el único ser capaz de transformar su entorno… nosotros. Carecemos de tal sentido de bondad que no solo basta con tirar al caño nuestro mundo, sino que además estamos buscando las técnicas necesarias para colonizar otros planetas habitables, eso solo se puede llamar descaro.

Residimos en un planeta hermoso cuya principal definición debería ser por defecto “único”, y como concepto: perfecto, irrepetible e irremplazable, cuyo destino es el de dar todos los elementos necesarios para la vida (cualquier tipo de vida natural) y su desarrollo y evolución.  Pero subsistimos, sobrevivimos a las formas nefastas de gobierno, estado, capital y consumo que no hacen más que controlar la corta existencia individual del ser humano y llevarnos a la involución total de nuestras mentes, de nuestro ser y como finalidad la autodestrucción implacable de los individuos y el medio ambiente.

Las empresas, corporaciones, compañías, multinacionales, transnacionales, gobiernos y en general toda institución pública o privada de carácter lucrativo, ejercen un daño profundo y constante en la flora y fauna de nuestro ambiente, en los recursos hídricos y el modo de vida de humildes campesinos y trabajadores; pero somos nosotros quienes realizamos el daño mas grande, al guardar silencio y mostrar una actitud pasiva ante el destrozo, cuando callamos y hacemos caso omiso de la acción individual y colectiva de rechazo y manifestación pública y la exigencia de un cambio en las políticas ambientales y el mal llamado “desarrollo económico” que atenta contra lógica de vida y supervivencia.


Anuncios
Categorías: Indignación Ambiental | Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: