INDUSTRIAS AMBIENTICIDAS


El afán de producción, el consumo desmedido y la obtención de beneficios cada vez mayores son factores directamente relacionados con el mundo de las industrias.

Es vital advertir que la extracción de elementos básicos de producción (materias primas) está directamente relacionada con la explotación excesiva de suelos en muchos casos incoherente con la relación de cuidado medio ambiental. Si bien estas explotaciones son “legales” bajo fundamentos jurídicos, estas legalidades están casi siempre ligadas a corrupción y amañamientos por parte de directivos empresariales y funcionarios políticos, aunque en otros casos es simple ignorancia.

Comprender el simple hecho que los recursos son limitados y la explotación no podrá de ningún modo ser eterna es fundamental para el pensamiento de conservación y uso apropiado de dichos recursos tomando en cuenta que no son renovables y la consecuencia de su explotación es la devastación natural y el empobrecimiento natural y social de la zona.

Son algunas las industrias que aquí osaremos llamar ambienticidas, por su inmenso daño al medio ambiente, la extinción de especies (fauna y flora) y el objetivo único de lucro, pasando por encima de lo que sea y quien sea. Tres de ellas llaman especialmente la atención por su alto impacto:

INDUSTRIA PETROLERA: recurso de carácter NO renovable. Hacia inicios del siglo XX la expansión de las maquinarias y la aparición del novedoso automóvil, obligó a generar grandes masas de energía, y fue el petróleo con su subproducto estrella, la gasolina, quien abasteció dicha necesidad. Pero las consecuencias nefastas de la utilización de este producto no se hicieron esperar mucho, menos de un siglo (nada en comparación con el periodo de vida del planeta) bastó para medir las secuelas en el mundo: alarmante contaminación, calentamiento global, ampliación de brecha social, surgimiento de poderosos y malignos empresarios, invasiones imperialistas a países dueños del recurso, guerras enmascaradas (incontables), conflictos políticos y sociales  y sobre todo la catástrofe medio ambiental sin precedentes en la historia humana, entre otros, los derrames en los océanos y los químicos altamente contaminantes utilizados en múltiples fabricaciones. ¿Cuánto más durara el petróleo en la vida humana, cuantas guerras mas habrá por él, hasta donde llegaremos?

INDUSTRIA MINERA: recurso de carácter NO renovable. Lastimosamente, el progreso humano no se  mide por el conocimiento, la cultura o el intelectualismo de sus habitantes, tampoco por los avances científicos (aunque así parezca) sino por la cantidad de objetos y/o productos que se produzcan y comercialicen, la importación y exportación de estos y el lucro que se obtenga de ellos, la construcción desfasada y el número de edificios. Para todo esto los minerales extraídos de la tierra fértil son más que necesarios y su sobre-producción obligatoria; los grandes emporios empresariales y los países “desarrollados” compran a bajo costo estos elementos básicos a países tercermundistas desinteresados por el bienestar ambiental y urgidos de dinero.

Los daños “colaterales” de dicha explotación son desestimados, montañas llenas de vida son derribadas, afluentes hídricos puros son secados y contaminados, los desechos tóxicos raramente son tratados  como debiera y terminan en la tierra fértil de nadie, o de muchos. A esto debemos sumar los conflictos bélicos originados, la marginación social y la explotación laboral… sin lugar a dudas progreso económico en su máxima expresión.

INDUSTRIA ALIMENTICIA: Aunque es un recurso de carácter renovable carece de toda ética y responsabilidad social. La aplicación de productos petroquímicos dañinos para la salud humana en los alimentos que consumimos, la alteración genética peligrosa de los animales sacrificados para el consumo humano, y la utilización y devastación de amplias zonas naturales protegidas y vulnerables para la cría y cultivo como los páramos, son solo algunas de las malas prácticas de la “industria alimenticia”

Conglomerados económicos globales ejercen control sobre semillas y cultivos, la manipulación genética en fauna y flora es amplia y controversial, el manejo en la cría de los animales es cruel y las ganancias que adquieren son lo bastante grandes como para acallar gobiernos, esto sin contar el uso final de algunos subproductos, como carne para comida chatarra y combustibles. El mundo produce hoy dos veces más alimentos de los que se consumen, pero aun así gran parte de la población sufre de hambrunas y niños mueren por hambre, claro ejemplo el cuerno de África.

Anuncios
Categorías: Indignación Ambiental | Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: